viernes, noviembre 04, 2005

EL LIBRO DE LOS AMORES RIDÍCULOS, de Milan Kundera



(Smesmé Lásky)
Editorial Tusquets Editores
Colección Fábula 2° edición, setiembre de 1997
257 Páginas

Argumento

Siete relatos por los que desfilan una serie de personajes muchas veces familiares. Kundera nos acerca al romance desde distintas edades, visiones del mundo, apetitos y maneras de relacionarse, siempre con un tono cercano al sarcasmo y despojado de toda severidad.

Opinión

Las mujeres se verán muy bien retratadas y los hombres tendrán oportunidad de reírse un poco de sí mismos.
El mayor mérito de este libro es la desacralización del amor que logra Kundera. El amor no aparece como un ideal, ni siquiera como algo serio. El amor es una cosa bastante endeble que a veces sólo sirve como excusa para volver loco al otro, o para no enfrentar los verdaderos problemas, o para refugiarse en el pasado.
Hubo un relato que especialmente llamó mi atención y al que le dedique varias lecturas, "Falso Autoestop", en el que dos jóvenes enamorados, en la monotonía de un viaje, inician una broma, un juego, que luego se complica. ¿cómo salirse del juego? ¿cuándo acaba la broma?. Éste, por lo que he leído de Kundera, creo que es un tema bastante recurrente en sus libros, y que sabe tratar como pocos.

1 comentario:

  1. Bueno, creo que ese libro no va de "hombres" y "mujeres" sino de distintos personajes de distintos roles, y bien cierto es que digo esto, porque más bien me he sentido identificada con los personajes masculinos. Todo hay que decirlo, también es que eran más simpáticos, y más in-conscientes; está bien que Kundera escriba acerca de mujeres desde su punto de vista, retrata bien a sus personajes como personajes que son,pero simplemente son eso: personajes.Partiendo de ésto,los roles de cada personaje están bien llevados y aquí cada uno que simpatice con quién quiera,pero no creo que se pueda generalizar, porque no creo que fuera la pretensión del autor (dudo que quizás tuviera alguna con sus relatos).
    Bien, yo creo que está bien porque a veces las historias cortas que vemos pasar delante, ya sea en forma de relato, de anécdota o de chiste... a veces, nos desordenan la conciencia (eso lo sabe hacer este autor bastante bien)lo suficiente,como para ponerla en su lugar. No soy una fanática suya, ni creo que su tipo de literatura sea una panacea, pero siempre esta bien escuchar a alguien que se atreve a decir. Sea lo que sea; y en este caso, cosas, al menos, divertidas.
    Recomiendo el libro (los libros) para vividores y gente de anécdotas en general, seguro que al menos el regusto de éstas mismas les cambia un poco tras leer a Kundera. Está bien verse reflejado en ciertos aspectos de sus personajes,porque son muy humanos, cometen los errores más evidentes como siempre hacemos todos y son capaces de no avergonzarse del todo de ello. Que bien hacen.
    Así que, comprendámonos un poco a nosotros mismos, o no lo hagamos en absoluto, pero querámonos tal cómo somos, eso es lo interesante.

    ResponderEliminar