jueves, octubre 08, 2015

SHEILA LEVINE MURIÓ Y VIVE EN NUEVA YORK de GAIL PARENT




















SHEILA LEVINE MURIÓ Y VIVE EN NUEVA YORK de GAIL PARENT
sheila levine is dead and living in new york 1972
Edtr. Pomaire 335 Pág
Trdc. Gregorio Vlastelica




Si tuviera que hacer una pócima de brujas para que un día volviera a la vida Sheila Levine, o al menos para reconstruirla pedacito a pedacito, el brebaje tendría que tener unas grandes cantidades
de cualquier ácido que se encuentre en el mercado -no importa la marca, pero que sea muy corrosivo-, unos litros de sangre judía, unos kilos de neuronas de padres sobreprotectores, paladas de humor negro, mala suerte a espuertas, inconformismo con un límite, futuro en poca cantidad, patetismo un poco -privado eso sí-, noches de boda ninguna, esperanzas de novios tampoco, y destino previsto desde la cuna en cantidades mayores que las necesarias. Se revuelve todo, se cuece, en cualquier calle de Nueva York, a fuego vivo al compás de cualquier música de los 60 -Beatles por ejemplo- se le añade pancartas contra le guerra de Vietnam, un poco de marihuana. Y tenemos ese pedacito más o menos representable de Sheila. Sí, un fantasma, pero un espectro insólito, alocado, gracioso, colmado, irresistible, cáustico.



¿Qué va ser de de ti Sheila Levin? A ti que te han enseñado desde pequeña que una mujer no es completa si no se casa, que te desvives por adelgazar y ser perfecta - a pesar de tu voraz apetito -en tu cuerpo menudo y ancho, que necesitas alguien que te quiera, o no lo haga pero quiera casarse contigo; que ni siquiera buscas amor, sólo un marido, que eres una burguesita de nacimiento pero no de hecho. ¿Qué será de ti? Tú que no soportas a tu madre pero dependes de ella, que quieres seguir las costumbre judías a rajatabla pero no lo consigues, que no quieres hace daño a nadie, que no sabes decir que no, que hacer el amor por pena y por inercia, que huyes de todo y tienes miedo de estar sola, que eres la amiga fea de la guapa, que lloras porque no te sacan a bailar, que peleas contra gigantes barrigudos y tus dulcineas con barba o son gays o no te quieren. ¿ Qué has decidido hacer ? Sé que has decidido suicidarte harta de buscar sin fin -ahora que has cumplido los treinta-, de ser la tonta de la familia, la rara, la extraña; harta que no te comprendan, de patear fiestas y bares solitaria, de gente estúpida, de hombres asombrosamente imbéciles, de mujeres sin cerebro, de amigas que sí pueden casarse pero no lo hacen porque a este novio no le gusta “el guardián entre en centeno” o no vota Demócrata; harta que las previsiones y consejos de tu madre se hagan realidad, harta de todo decides suicidarte. Y te pones a escribir una larga carta dando una explicación donde afeas a tus padres sus actos, y te ríes de lo que pensaran de todo lo que hiciste -la mojigata Sheila no lo era tanto- y cuentas las cosas como las viviste y las pensaste, como sufriste y gozaste. Pero, como mujer de la triste figura, arremetes pluma en mano contra toda la idiotez del mundo -la tuya y la de los otros- te tomas la vida tan en serio como debe tomarse las cosas con tan poca importancia que pueden acabar con un tarro de pastillas para dormir, tan en serio como un consejo mal dado de pequeña, como una venganza a golpes de pétalos de margarita, como un tipo que te mata a sonrisas, como un libro que se ríe a fuerza de ironía y humor del color de una taza de café solitaria de desayuno.


Siempre he pensado que una de las palabras mas bonitas del español es sorna. Esa palabrita corta y concisa, sincera y apabullante. Y este libro es un lleno de sorna: sorna sabia y malévola, sorna cabreada y malhumorada, sorna lacerante y descriptiva, pero sobre todo sorna crítica con un tipo de educación, con una forma de vida -la suya propia-, crítica con los muros que nos ponemos nosotros mismos y crítica con las costumbres establecidas, con un mundo estricto y acomplejado que no vive ni deja vivir en paz a los que no son como los demás.

Una pequeña  maravilla de libro de humor.



wineruda

4 comentarios:

  1. Independientemente de lo bien que describes la novela, en fondo y forma; lo que me ha hecho parar a comentar es tu párrafo sobre la sorna.

    Lo suscribo.

    La uso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Guille
    Gracias por el comentarío
    me gusta que que te guste
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una más que grande novela incisiva y corrosiva en lo concerniente al humor judío, a la soledad que Sheila carga sobre sus espaldas cuando salta de su lecho, la lleva consigo y se horroriza pues ve que también carga el lecho sobre sus hombros. Pobre Sheila , producto de una sociedad que no mira a nadie, que se mira a si misma , y en ella Sheila Levine es una simple hoja grande y pesada que ni siquiera el viento puede arrastrar para llevarle con la manada.
    Un libro deliciosamente trágico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José
      Pues sí, tiene mala leche la novela, crítica ácida que he visto confundir y no creo que deba hacerse, en mi opinión, con la literatura chick lit. no es eso, tiene tan mala leche como irónia como bien dices . Humor judío, heredero, quizá, de aquel " lamento de portnoy" a saber :)

      gracias Jossé

      Eliminar