jueves, junio 15, 2017

No queda ni humor, Gregory, ni el humor

9 comentarios:

  1. Al carajo con todo, hasta la ventana...

    ResponderEliminar
  2. Corso era tan extraño..., quizá el más puro de los Beats, era un tipo que se hizo a si mismo, el más especial.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No había oído de él.
    Luego pinché y escuché. Y me reí con agrado.
    Al rato nomás me di cuenta que allí no había humor, ni risas que valiesen.
    Pinché y escuché de nuevo y le encontré. En toda su magnitud.
    El día que las risas callaron y se fruncieron los entrecejos.
    Gracias Win por este pedazo de armonía, al menos esos es lo para mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José por comentar, y por verlo igual que yo
      un abrazo

      Eliminar
  4. Realmente, impactante. Claro que una notable parte de su impacto lo produce la forma en que está recitado.

    Realmente, ¿tenemos tantas cosas?

    Un abrazo.

    Ignacio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema probablmente es que pensamos que tenemos todo eso, y aunque las hubieramos tenido no nos sirven para vivir.
      un abrazo Ignacio

      Eliminar
  5. Si pudiera es lo que haria,vaciarme de todo, y ser parte de nada, gracias, muy inspirador

    ResponderEliminar
  6. Si pudiera es lo que haria,vaciarme de todo, y ser parte de nada, gracias, muy inspirador

    ResponderEliminar
  7. Hay días que se debe echar todo no sé si por la ventana, peroo sí al cuerno, y olvidarte de todo
    Gracias Pilar

    ResponderEliminar