domingo, octubre 14, 2007

TEXACO de Patrick Chamoiseau


TEXACO de Patrick Chamoiseau
“Texaco“ (1992)
Ed. Anagrama , 1994, 406Pa. Tr: Emma Calatayud




Un suburbio, Texaco, de la Isla de Martinica debe ser destruido por la supuesta inhabitabilidad y falta de higiene de su asentamiento. Llegará un técnico para su inspección , recibido a pedradas, es atendido por la más anciana del lugar, Marie-Sophie, la cual le explicará la realidad de Texaco: todo el mundo, vida, tradición, experiencia, pasión, desidia , pasado, futuro, raíces, ,ramas, fondo, trasfondo, sueños vivos y muertos, sangre y bilis, sudor y risas, pasión y compasión … que rodea, hereda, trasmite, puebla, ese suburbio. A través de la historia de sus antepasados , y con ellos la historia de las ciudades, de el campo, de las esclavitud, de la libertad, de la muerte y la vida; el técnico ira descubriendo todo lo que no se ve de Texaco, todo lo que no se huele, todo lo que no siente, todo lo que aparece entre sus casas de cemento o de madera o de fibrocemento que es lo que ve el ajeno cuando pasa en sus coches junto a la antigua refinería de petróleo que ahora es un surtidor de vidas.

No existe nombre más mundano para una novela tan hermosa.

Marie-Sophie; la más desgraciada, la más soñadora,”montada en la rabia de existir” desgrana la historia de su vida y de sus antepasados, pasando por la esclavitud y la libertad, la vida en la ciudad, en los campos y en las montañas. Narraciones donde se mezclan los horrores de la vida, con las vivencias hermosas, los recuerdos más añorados –lo terrible del pasado puede ser bello si está poblado por tus seres queridos o tus sueños más estimados-.

En la novela, así, contrasta la crudeza de lo contado: la rudeza de la esclavitud, de la propia vida en aquellos tiempos, de la supervivencia, de los sinsabores de la propia vida, de las injusticias, de las desigualdades sociales; con la belleza de las formas con la que está contada, Chamoiseau utiliza una suerte de narración “hablada” donde las palabras parecen desbordar el libro, ocupar la mesa y las manos y ascender para, como una planta trepadora, atraparte lenta, inexorablemente. Y en ellas fluye, la mezcla de los dos mundos, de los dos espacios: Francia y África. Francia en lo político, en lo formal, en lo racional, y reglado; África en todo lo demás; en la propia vida, en las tradiciones mágicas, en los curanderos, en los fantasmas, en lo gestual, en la naturaleza viva, en los alimentos, en los sueños, en la forma de ver la vida, en los sentidos que pueblan toda la novela (el olor de la naturaleza viva y muerta, parece parte indisoluble de las palabras, parecen que ellas ya parten impregnadas de esos aromas , y que sin ellas no existiría la novela).

Aunque pudiera parecer una novela histórica, es más una novela sobre los hombres y las mujeres que una vez fueron esclavizados en África y mandados a América, y como supieron y debieron amoldarse a los tiempos y los espacios. Y es de ellos esa historia, de cómo se ayudaron, como se relacionaron, como supieron pegarse con el mundo o ser pegados por él, y supieron levantarse. Y supieron entrelazar y tejer una sociedad propia donde las cosas son diferentes al resto de la ciudad, con una suerte de equilibrio creado con ayudas, defensas cariño o respeto. Es la crónica de esa gente, contada por los ojos de Marie-Sophie. La dulce, intuitiva, intrincada, poética, lista, sobreviviente, amable, feroz, terrible, delicada, insultante, libre, amante, desdichada, fuerte, débil, mágica, terrenal Marie-Sophie Ella habla de Estertone su padre, surgido de los tiempos de la esclavitud, y se su abuelo muerto por ser diferente, y de su madre Idomêneé… y de todo una infinidad de rostros: de vivos, muertos; cuenta sobre blancos( el beke de las explotaciones o el blanco de ciudad), negros y mulatos. Cuenta a viva voz sobre las cosas que no se ven , pero existen, habla de “mujeres matador”, de zombies, de fantasmas, de mentòs o de neutekas de…Pero sobre todo de los suyos, los negros, los liberados y los cimarrones, los que vivían en el pasado y los que miraban al futuro lejos de la esclavitud y de aquellas promesas de igualdad de la Revolución Francesa, . Y que cegados y pegados llegaban, llovían, sobre la ciudad (la En-ville) que parecía arrastrarlos a sus beneficios pero sobre todo a su fatalidad de lugares muertos, supervivencia a gatas, olores rancios, casas de cartón o de pedazos de lata, y que parecía engullirlos en la ciénaga sucia de sus carreteras, en la igualitaria desigualdad de sus habitantes, donde los negros, eran lo mas bajo de la sociedad, y aun en ellos había estratos más o menos beneficiarios de esa sociedad…

Chamoiseau juega con la novela, la moldea y la amasa: a veces es redonda y no se ve dónde acaba o empieza el tiempo narrado y, a veces, es llana como el transcurso del sol en un día. Toda la prosa va unida al espacio, al paisaje que rodea la novela, (campo . ciudad o montaña) y a las personas que describe ( la infinidad de personajes que pasan o se quedan) y pinta sus actitudes, esperanzas , vidas, siempre medidas por esa naturaleza que les rodea) Y a la literatura, a los libros que ama Marie-Sohpie , los que carga de traslado en traslado, sus amados Montaigne, Rabelais, Carroll, Kafka… las que una vez conocidas , cambiaron su modo de ver la vida y que le acompañan entre lluvias, palos y fronteras vitales.

Chamoiseau utiliza los recuerdos compartidos de Marie-Sophie, para sobreponer pensamientos de dos narradores, el que escribe y del que cuenta, pero también escribe ( recoge datos de unos cuadernillos escritos por ella) Y todo ello conforma una novela, absolutamente bella, absolutamente (otra vez) magnífica, donde el lirismo ( de lo amable y de lo amargo) transpira por cada palabra, cada frase y cada hoja, sea contando los anhelos mas secretos o las historias mas terribles, donde las palabras ablandan , donde la verdad endurece; pero que sirven para contar esa verdad.

Y aparece esa larga poesía de la vida y sobre la vida, donde los instantes y los hábitos, los momentos son vistos o revividos asumidos, llorados o reídos, como estrofas de un profeta del pasado.

No sé por qué esta novela no es conocida en la literatura de habla española, pero para el que tenga la suerte de encontrarla , que la lea, que hable de ella, porque merece ser más conocida, como merecen serlo todas las obras de arte, y esta lo es.

3 comentarios:

  1. Me gustaría regalaros un libro para que lo criticárais en caso de que lo consideráseis oportuno, por supuesto acepto críticas positivas y negativas así como ninguna mención lo que consideraré como un indicio de que no ha gustado nada la obra...
    Me podéis enviar una dirección donde pueda enviar el ejemplar a m.castro(arroba)ideup.com
    Muchas gracias
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. http://paranoias-by-flopy.blogspot.com/

    ¡¡Critícame!!

    Es muy triste que tenga que hacerlo así para que alguien entre en mi blog...
    Si tienes tiempo y te apetece pues entra y léeme.
    Gracias

    Flopy

    ResponderEliminar
  3. http://espritudelasletras.blogspot.com/

    Ese es mi blog recien lo comienzo. Como libros creo q es importante e imprecindible grandes de la literatúra latinoamericana, rayuela, cien años de soledad, Pedro páramo, o argentinos semi olvidados como Di Benedetto con Zama o El silenciero.

    Tambien estadounidense como Aldous Huxley o Salinger.

    Tambien libros grandes de la literatura mundial como LA novela del siglo XX Ulysses de Joyce(edicion de santiago de rueda es una de las mejores)

    Los poemas tambien hay que revivirlos. Autores como Darío, Lugones, Quiroga o mas antiguos como Quevedo, Lope de vega y Garcilazo de la Vega.

    Bueno en fin yo soy escritor, muy nuevo por cierto e hice mi blog para publicar, te agradecería que pases.(y me digas como agregarte a favoritos)

    ResponderEliminar