lunes, abril 18, 2005

ATLAS DESCRITO POR EL CIELO de Goran Petrovic

Atlas descrito por el cielo Goran Petrovic
Editor: Sexto piso
Pgs: 223
Año: 2002
Traductor: Dubravka Suznjevic
Titulo original: Atlas opisan nebon
.
Argumento


En la ciudad hay una casa que quiere tener el cielo por techo, el azul por última imagen al dormirse, nada que les imponga una barrera con sus ganas de ver o volar ¿quién sabe?. En esa casa sus habitantes no tiene límites, de ningún tipo, ni tienen ni los quieren tener.. La imaginación y lo hermoso del mundo son sus únicas fronteras, pero ni siquiera eso , porque de entre los sueños, de entre otros mundo paralelos, de entre el libro que explica todo lo que es y lo que no es, aparecen resquicios por donde podrán romperse una y otra barrera. Y así descubrirán espejos que mienten o ven mas allá, o sombras que protegen el sueño o equilibristas que surgen de ese sueño, o amores posibles e imposibles o jarrones donde surgen espíritus (malignos o no) o plantas de donde brotan diamantes, e incluso descubren que el mundo no es malo, y hay ternura y hay magia y ...


Opinión personal


Hay tópicos típicos y típicos tópicos o eso dice la frase hecha, también dice que hay cosas hermosas, muy hermosas y ... lo que más te guste. Romperé el tópico: hay cosas como “ Atlas descrito por el cielo” y nada más, nada que se le parezca, nada con lo que comparar. Porque hay sitios, momentos, elementos incomparables y esta obra es una de esas rarezas. Me podría poner a intentar decir que es un libro mágico , que en su trama donde , por ejemplo, aparecen cuadros escritos, que no pintados, es imaginativa, que busca sorprender y lo hace; que aunque puede seguirse una estructura narrativa lógica, también se puede no hacer; que hay quien lo define como realismo mágico pero que no creo que lo sea , porque ... es indiscriminada esa definición y no hay que amontonarlo todo en el mismo bulto . De la misma forma podría incluirse a Jonhatan Swift y sus seres desmedidos, o a los hermanos Grimm o Andersen y sus seres de otro lugar o a Oscar Wilde o a las armaduras sin cuerpo de Calvino o a Sánchez Ferlosio o los personajes de Ende o los cazadores de sueños, los muertos que viven y los demonios de forma humana de Pavic o los fantasmas que te miran de William Kennedy , por ejemplo...
Podría seguir tratando de eso ... pero no, no quiero. El “atlas descrito por el cielo” te lleva a un sitio que no es el lugar donde madura la razón ni la lógica, te eleva más alto, incluso mas allá del cuerpo; quizás sea porque desde que leí el libro he quitado el techo a mi casa que no se moja cuando llueve porque no quiero que se moje , porque no hay nada que no pueda un tipo con ínfulas de hechicero si quiere una cosa. Además de entre los espejos veo a amigos que hace tiempo no veo y hay viajeras desconocidas tocadas con ropas antiguas y zapatos de tacón que me llegan por entre la ventana ( ¡y vivo en un sexto!) y puedo compensar, o dejar de hacerlo, la gravedad terrestre a mi alrededor y visito a mis amigos en sueños y les pillo con la cocina sin limpiar (y se enfadan)..
Y releo el libro de Goran Petrovic de vez en cuando por que me hace falta...

Quede aquí mi más profunda reverencia ante tal escritor. ..
Un placer...

1 comentario:

  1. Encontrarse de adulto con las mismas sensaciones al leer un libro como cuando se es un niño ante una novela que nos apasiona y olvidarse de verdad, pero de verdad, de todo lo demás, pensé que era una tarea imposible, sin embargo, como suele decirse, nunca perdía la esperanza, y como si de un milagro se tratara después de una cadena de casualidades llegó a mis manos “Atlas descrito por el cielo”, efectivamente es un libro mágico, unos personajes que quieren y hacen de su vida magia, aunque no todo sea una camino de rosas. El final, si es que es final, lo considero abierto, quizás continua la magia, quizás se ven obligados a caminar hacia una dirección empedrada, quizás todo es incierto, no sé…dependerá del niño grande que se lleve dentro. Yo sin ninguna duda me quedo con la magia, entre otras cosas porque existen los magos, y uno que se hace llamar “wineruda” hizo aparecer ante mí ese libro que tanto esperaba.

    ResponderEliminar