martes, mayo 30, 2017

HAIKUS CLÁSICOS Edición Tom Lowenstein






















HAIKUS CLÁSICOS Edición Tom Lowenstein
Ed Blume 176 Pág
Versión Remedios Diéguez Diéguez

Crear.
La belleza puede ser evidente o puede estar escondida, necesitada de buscar un origen o una clave que, propia del autor o del lector, emocione.
Emocionar es la función de la belleza, porque dentro de la emoción se encuentra la sorpresa, la expresión singular, el deleite, el destello de una impresión inolvidable. La belleza puede esconder tristeza o pude esconder amor o puede esconder luz o puede esconder inteligencia o puede esconder naturaleza, o puede esconder lo simple.
Lo simple. El destello de lo simple, un susurro apenas audible en el sonido de la noche en el abrazo de tu amante, el vuelo de un pequeño gorrión cruzando un rayo de sol que llega atravesando  nubes de tormenta, la simpleza de un mirada limpia, la limpieza de un mano que no traiciona, la niebla que tapa un bosque de árboles de cuyas hojas gotean pequeñas gotas de lluvia, el olor de las hojas caidas de los pinos en invierno, el invierno que deja pasar un sol que calienta la espalda a una mujer que pasea su perra por una calle solitaria de Sevilla en donde, en una pared, un poeta callejero ha dejado un verso sobre la vida.
La vida. La vida es crear.

Los haikus siempre han sido para mí el misterio de lo simple hermoso, pero ¿Cómo distinguir lo vacio de lo exuberante para el novato?¿Cómo un inexperto como yo  que se presenta delante de un libro de pequeños versos de 16 sílabas  puede llegar a integrarse en el riego sanguíneo que alimenta la verdad de un haiku? ¿Tres versos que crean mundos propios, ?¿Es mi única manera de ver el mundo , mi mundo, ese -este- en el que el sitio en el que quiero estar es un lugar en el que lo verde cubre todo lo cercano y lo lejano, y el cielo es tan tenue como el latido de la tierra cuando no se le provoca, y la niebla cubre los pasos de idas y venidas? ¿Puedo  adaptarme al silencio del haiku, a la sobreidad casi misteriosa del haiku?'¿Puedo hacerlo, de verdad? ¿A la sensibilidad espiritual del poeta creador de haikus? ¿Creo en Basho, el'primer granjero, el primer poeta adorado casi como dios,  de los haikus, el que generó poesía de un mundo cercano, alejándose de lo que fue  un estadio anteiror de poesía elitista?..... Cuando lo sopesé, lo pensé, lo leí , lo releí, miré, borré y escribí y escribí y escribí, vi lo que era el haiku,y lo acepté porque era la sensibilidad de los poetas japoneses mirados desde toda su tradición religiosa , literaria , poética, taoista, budista, su simbología zen, sus sentimientos en los que la belleza no está´en los mismos términos, ni en las mismas hojas que la poesía occidental, no tiene nada que ver. Es ridículo comparar una con la otra, pero también es imposible entender toda su complejidad y todo lo que lleva dentro, todo lo que oculta dentro de sus palabras, sus silencios, sus oscuras y despiertas sensaciones desde mi mirada de  occidente. Pero debo y puedo hacer dos cosas: amar lo hermoso, y, desde la poética de lo que es bonito, entender lo que leo, y admirarlo, y visualizarlo, y creer en ello, sobre todo eso, creer en ellos, saber que detrás de Basho... está un mundo que aún vive, que vive en montañas, creencias, piedras, pájaros y vientos, otoños, inviernos, veranos, zarzas...
Por lo tanto .¿Creo a los poetas japoneses?¿cómo leo Haikus? ¿Cómo los siento? Siento el olor de sus vientos y de sus flores, y el miedo a la muerte y el cambio de las estaciones y la tranquilidad de la vida y el miedo a la soledad, y el amor a lo simple, y a la naturaleza, y las pequeñas , pequeñísimas cosas, que son las que componen la vida, toda la vida, todo lo que nos rodea, universos de de cosas sin importancia que es por las que vivimos...

Ya puedo ver mis huesos
blanqueados por el viento.
Un viento frío corta mi cuerpo
Basho

Mientras camino
por esta senda de montaña.
Las violetas me atraen hacia ellas
Basho

Solo mariposas
y sol
en el prado vacio
Basho

Sí, creo en esos poetas, y creo en las pequeñas vidas que componen . No, no componen: recomponen la vida de cada instante de aquel y este mundo, y hacen nacer nuevas. Sí creo en ellos, aunque haya alguno que no me alcance, siempre existen otros que hacen que merezca le pena una noche, o un día; hoy que he tenido un día horrible, he abierto el libro y he leído

Sobre los campos
sin apego a nada
canta una alondra
Basho

Y me ha parecido hermoso, una pequeña isla en la estúpida vida de ese momento, simplemente, un corte mangas al instante aquel,. Me vale con eso...

EL mundo de los haikus comprende puertos de paso que tienes que pasar y entender,: el amor, la nostalgia, las estaciones, la naturaleza, el tiempo...Tienen un significado concreto, una clave de entendimiento, una contraseña que debe entenderse y saber para comprenderlos; lo sé, supongo que costará años y costumbres. Costará cada  uno de esos temas ,que van  unido a unas palabras o temas que las describen y dibujan, una especie de universo atrapado en tres versos, que lo encierran como una gota de ámbar ha atrapado una flor, y la guarda y la embellece para siempre, para la eternidad. Así que iré aprendiendo, sin prisa, mientras tanto, lo que admiro lo haré sin ambages, sin necesidades, ni ofuscaciones por no saberlo todo, la poesía siempre es poesía...Lo bonito siempre será necesario, y lo necesario siempre buscado.

Viento de otoño
la rama de la morera
en el suelo, partida
Basho

Este libro habla de cuatro de los poetas japoneses que engrandecieron el haiku, lo hicieron diferente o llegaron a lugares donde los demás no supieron.

Olas de mar azul
aroma de sake
luna llena
Basho


Hablar de las características de cada uno de ellos creo que es fútil en una reseña, haría de ella un libro completo, y esto que ni siquiera llega a reseña, menos podrá ser libro...



He releído a los 4, mil veces, probablemente más, hay haikus que no, que no comprendo, hay lugares que no he pisado, y no he conseguido que su huella me haya mostrado el camino, pero sí que he comprendido otros, que me han llegado, esa  belleza de un instante...Los haikus son instantes atrapados a la naturaleza o al tiempo, o a la vida o a la muerte o al paso del tiempo, apretados en un puño .Para que no se escapen.




La sensación momentánea el golpe a la vista , la caricia en los ojos o en la mejilla, el suelo duro en los pies, las zarzas que queman la piel, las manos que se pierden en el futuro, el solitario pensar de la reflexión del ser en la naturaleza, del ser en el espacio vacio, del ser en el mundo, son pedazos que se quieren arrancar a la  nada, porque si ese momento no se atrapa en versos y ahí los reflejas como imágenes de todo lo que existe hasta ese momento, pasarán y no volverán nunca.

He vivido tanto
que lo único que puedo hacer
es chupar esas raspas de pescado
Basho


Buson será el poeta que cambia, pasado un tiempo de la muerte de Basho, los haikus, convirtiendo sus temas en algo más cotidiano, de lo cercano, de lo que deja de ser herencia de temas tradicionales, para hacer del haiku un lugar para ver el mundo desde los ojos cercanos , ¿cercanos a qué? Cercanos a la realidad que aparece cuando te levantas y cruzas un río

¡Qué gran placer
atravesar un río en verano
con las sandalias en la mano!
Buson


O el recuerdo de un lugar pasado o una felicidad que alcanzada se ha ido

Ya paso la a primavera
De pronto
el laúd se me hace más pesado
Buson

La vida transcurre lenta y fiel, las cosas se conservan porque son eternas, al menos los momentos, los exactos momentos en los que estamos viviéndolos y parecen que son para siempre, hace poco leí una frase de Gonzalo Hidalgo Bayal que decía que las cosas perdidas son las únicas cosas que no olvidamos.
Las cosas se pierden y los haikus alcanzan ese estado de eterna presencia

En el frío del amanecer
la voz de la campana
resuena en el aire
Buson


Una bandada de gorriones
se agarran a las hierbas seas
durante el chaparrón,
Buson


La quietud de la vida, y el paso de los años, son una simple imagen de alguien que se mira sin prisa en un lugar en el que el tiempo comienza a pasar y apagarse.

Tarde de otoño
ella limpia el espejo
con la manga
Buson


La luna se afina
hasta que desaparece
la noche es más fría
Buson

El sonido de la vida, del cielo cayendo, del granizo despierta la vida y nacen de nuevo  a las senssaciones, todo renace, y todo se remueve.

El repiqueteo del granizo
sobre las hojas de la camelia
amanece
Buson


El tercer poeta es Jssa, un poeta reñido con la suerte y con la vida, reñido con los sueños y con las victorias, vencido por todo menos por los poemas, donde se refugia para ganar a los que piensan que él no puede generar nada bello, se refugia  de la muerte que le persigue, de las derrotas que le han vencido, de las sordidez de su mundo que no puede con su alma, con su creencia en qué las cosas pueden ser vencidas al menos durante el esplendido instante donde el amor por la belleza vence a todo, la belleza no puede ser vencida ni siquiera por el tiempo, porque siempre estará en el recuerdo de alguien , ahora incluso siglos después..
Ahora vences
Siempre vences Jssa
Sus derrotas y sus victorias son parte del mundo de sus haikus de sus poemas que crean mundo, belleza, instantes de eternidad

Un día lluvioso de primavera
Una carta abandonada
vuela entre los árboles
Jssa


Sola entre los árboles
una joven entona
una canción de la siembre del arroz
Jssa


El caracolillo sube
lento, muy lento
al monte Fuji
Jssa

Mediodía, El gorjeo
delos verderones
y el rio en silencio
Jssa

Mientras cruzo a duras penas
este puente de cuerda
oigo la llamada de un cuco
Jssa


Aquellas montañas lejanas
se reflejan
en las pupilas de la libélula
Jssa
 

No lloréis insectos.
El amor implica separación
incluso para los astros
Jssa


¡Qué hermoso el cielo
después de cantar
la alondra!
Jssa



El último, y más moderno poeta que describe y admira este libro como maestro del haiku es Shiki; muerto a principios del siglo XX, sus haikus me parecen encuentros con los mismos poetas que antes he hablando, sus almas reviven y vuelven en cada generación, y quizá, encontraron un camino nuevo, o un lugar diferente pero no importa, cada estación de paso de los poetas, deja sus pasajeros en forma de poemas de haikus, y cada cosas que dejan en el trayecto, sea equipaje, sea paquete postal , sean los propios visitantes, sean los locos que han saltado del vagón de la poesía, son siempre los mismos, contando y cantando diferentes historias, porque el mundo se compone de historias , de miles, millones, trillones de historias que van recomponiendo la vida de cada segundo que vivimos, nacemos y ya somos historia, morimos y somos historia si hemos bajado de ese tren..

De Nuevo te espero esta noche
EL viento frío
se convierte en lluvia
Shiki

Creo que me gustaría morir
comiendo manzanas
mientras contemplo peonias
Shiki

Posado en un muro de adobe
un cuervo, Lluvia fina
de primavera
Shiki

En todas las grietas
del acantilado
azaleas silvestres
Shiki


Un relámpago
entre los ´árboles del bosque
vislumbre el agua
shiki

Han talado el sauce
los martines pescadores
también se han marchado
shiki

la cinta rota de un zueco
abandonada en los
arrozales invernales
shiki


Todos estos poemas, como dije al principio, esconden lo hermoso evidente o lo escondido. Lo subjetivo que es de lo que se alimenta la grandeza de las cosas, la familiaridad que hace que algo sea estremecedor para alguien puede hacer para otro sea vació, lo excitante de unos besos o de una caricia puede ser un insulto para otro, la nada es el todo para alguien, lo subjetivo de lo que alguien cree que es sublime, no puede ser rebatido, como lo contrario, así que la belleza de estos haikus solo se compone de cosas que parecem costar, reñirse con él, a un occidental bastante poco adaptado a a los recovecos de la poesía japonesa, y que parece que solo puede aceptar versos que le vienen de la niñez, para él -para mí- estos haikus, ya son de belleza apasionada y apasionante: los quiero, los aprecio porque creo en el instante, en atrapar fotografías de momentos en el que el mundo se para, quieto, silencioso, sin instantes que traspasar porque algo ha pasado,.. Alguien, que puede, y sabe hacerlo, me lo contará para que viva en mí, hasta mi muerte, hasta que la nada se lleve mi todo, pero como no se llevó estas poesías o estas uvas o los gorriones o la nieves o las nubes o la primavera o la niebla que por estos versos han quedado. Son como estrellas que contradicen las teorías de Einstein porque la energía-el impulso de la poesía- se crea pero no se destruye.


wineruda

5 comentarios:

  1. ¿Casualidad? La última vez que estuve por Madrid, hará un mes, estuve mirando ensimismado el escaparate de una librería, excelentes libros, pero el que me sedujo sobre todos fue “Sendas de Oku”, una preciosidad de libro, en primera edición de Seix Barral, 1981, traducida por Octavio Paz y Eikichi Hayashiya (hispanista japonés, además fue embajador de su país en España). Eso sí, el precio no era barato y me contuve…


    "Los haikus siempre han sido para mí el misterio de lo simple hermoso, pero ¿Cómo distinguir lo vacío de lo exuberante para el novato?"


    No seré yo, más inexperto que tú, quien te pueda responder, pero echando mano de mi biblioteca tengo al deslumbrante Taisen Deshimaru (“Conversaciones con un maestro zen”), es eso que tú has mencionado, concentrarse en lo simple.

    Taisen da algunas pistas:

    “Ciertamente la concentración es indispensable en la vida cotidiana.
    Pero, cuál es el origen sobre el que debemos concentrarnos? (…)

    Debemos concentrarnos sobre una sola y misma identidad.
    Crear categorías a propósito de todo nos hace perder los méritos de todo. (…)
    Concentrarse sobre el origen, esta es la fe."


    El origen, el origen… Pues por ahí debe de andar la cuestión , Wineruda.

    Fíjate, la lluvia, que puedas encontrarla en los poemas, profusos, de Benedetti:


    "La lluvia está cansada de llover
    yo/cansado de verla en mi ventana
    es como si lavara las promesas
    y el goce de vivir y la esperanza

    la lluvia que acribilla los silencios
    es un telón sin tiempo y sin colores
    y a tal punto oscurece los espacios
    que puede confundirse con la noche

    ojalá que el sagrado manantial
    aburrido suspenda el manso riego
    y gracias a la brisa nos sequemos
    a la espera del próximo aguacero

    lo extraño es que no sólo llueve afuera
    otra lluvia enigmática y sin agua
    nos toma de sorpresa/y de sorpresa
    llueve en el corazón/ llueve en el alma"


    Pero esa lluvia, ante los ojos de Basho, (aunque nos traes a más poetas) ese poema “llovido” de Benedetti (profundo, laberíntico, también hermoso), en la mirada de Basho sería lo esencial, todo el torrente comienza con una primera gota que cae del cielo, solitaria. Ahí está el principio del haiku, y su final, una gota.

    Wineruda, de aquí siempre me llevo mucho más de lo que dejo. Gracias y cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tu comentario es impagable, atento e inteligente, sensible como debe ser el que le interese el kaiku más allá de la extraña sorpresa del primer momento,
      solo puedo pagarte con esto:

      http://www.todocoleccion.net/libros/sendas-oku-matsuo-basho-traduccion-octavio-paz-eikichi-hayashiya~x54159993

      un abrazo
      cúidate

      Eliminar
    2. Gracias Wineruda. Te agradezco de corazón el detalle, habla muy bien de ti.
      Aunque ya lo tenía localizado ( ahí mismo, en todocolección)
      Hace nada ya me di un capricho literario, una biografía de Cervantes, de Sebastián Juan Arbó, así que por ahora me retiro, y con este de Basho dejo el campo libre...
      Gracias majo:)

      Eliminar
  2. Realmente admirable el esfuerzo que estás dispuesto a hacer para acercarte a los haikus, adentrarte en ellos y captar la profundidad de su mensaje. He leído haykus, he leído a Basho, me han gustado, algunos me han emocionado, otros me han causado sorpresa e incluso extrañeza. No he insistido como tú y ahí se quedaron, como bien dices nos separa una distancia inmensa de la cultura oriental y me siento más cómoda leyendo literatura europea, incluso la lentitud de las novelas me cuesta de aceptar aunque he leído escritores japoneses, chinos, coreanos, etc.

    Por fin me he puesto al día con tus entradas.

    Gabon, una abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pero tienes tiempo para leer todo lo que tú quieras, al menos probarlo, y si no te gusta haz como yo, al canapé jajjaja
      gabon
      cuídate mucho

      Eliminar