martes, abril 14, 2015

LA VIDA INSTRUCCIONES DE USO de GEORGES PEREC



















LA VIDA INSTRUCCIONES DE USO de GEORGES PEREC
La vie mode d'emploi 1978
Edt. Círculo de lectores 652 Pág.





Imagínate una gran pared, en ella, colgado, un gran cuadro que contiene un enorme puzzle en las que se ve unos personajes centrales más grandes y una infinidad de personajes secundarios más pequeños, todos ellos abarcados por la figura de una casa, de un viejo edificio de París, sito en el 11 de la calle Simon-Crubellier. Si la casa hablara de las personas que la habitaron, lo haría de doctores, de ricos herederos, de obsesos, viudos, pobres herederos, sirvientes, acólitos, actrices, estudiantes, pintores, viajeros, artistas, profesores, bailarinas, industriales, escritores, porteras, jovencitas, bellezas nórdicas, decrépitos ancianos... todos viven o han vivido entres sus paredes o han tenido relación con alguno de esos moradores. Todos ellos son los protagonistas de las historias que rodean esa vivienda, algunos principales otros secundarios, todos partes de aquel puzzle, que completo, visto con una vista alejada y cenital, deja ver la imagen única que se descubre con la unión de todas las piezas pequeñas y grandes. Cada piso es un teatro, cada habitación un escenario , cada mueble o cada cuadro una posibilidad, cada fotografía un momento único a recordar, cada segundo un instante para ser atrapado.

Pero no es tan sencillo, Perec no lo iba a ser... Ésta no es una novela al uso, no se parece en nada, podría alguien decir que son una colección de relatos, pero es algo más, hay una fina unión de historias únicas que recorren el libro, a través del tiempo y el espacio,que se van completando unidas o completamente separadas de otros cientos de sucesos, anécdotas, aconteceres, invenciones, sobre otras personas, libros, viajes, cuadros, fotografías, leyendas...

Las historias, en principio, se presentan como un instante congelado, en las que desde un punto de vista concreto hay cosas que vemos o no o lo hacemos parcialmente, para luego perfeccionar lo visto, con la descripción al detalle , minuciosamente, de todo eso que observamos y de su origen, fin o naturaleza. Y nada es superfluo, y aunque pudiera parecer inconexo, nada de lo que cuenta está de más, cada uno de los detalles son añadidos o pistas acerca de sus poseedores o protagonistas. Son como si una habitación la tuviéramos decorada con miles de fotogramas de película y de cada uno surgiera un nuevo film acerca de todo lo que pueda abarcar la naturaleza humana, desde el placer hasta el odio, o sobre viajes o de arte, de amor, de estafas, de persecuciones, de guerra, de lo cotidiano, de pobreza extrema, de envidias, de venganzas, de huidas, de...



En el libro el tiempo va y viene, no tiene un suceder lógico, no es lineal, los sucesos aparecen de entre siglos atrás o años adelante, a veces segundos atrás o minutos adelante. ¿Cómo atrapar el tiempo? Sólo con la suma de instantes, como piezas de un puzzle que va completando el conjunto que descubre lo real, lo que el ojo y el intelecto puede describir y contar. Y da igual que las cosas se cuenten del final al principio o al revés, porque al final todo está reflejado en el gran cuadro que es la vida de esos personajes y nada alterará la percepción que se tiene de ellos.


La novela es una sucesión exuberante de conocimientos por parte de Perec, y de un despliegue de imaginación cercana a lo ilógico, una desmesura de datos y acontecimientos reales -personajes o acontecimientos- o inventados , que, por lo tanto, necesita y exige al lector un despliegue a su altura. Donde puede aparecer un sucedido contado con rigor casi histórico, o puede aparecer un desgarrado relato de venganza u odio, o puede aparecer un acontecer contado con humor negro o irónico, nada puedes dar como sentado en ella, nada puedes esperar como típico o tópico, nada que no sea original -desde recortes de periódico hasta reseña biográficas, bibliografía...- es susceptible de aparecer en el libro. Perec no sería Perec si lo hubiera hecho.


Dentro de decenas de años, cuando las sesudas mentes de críticos literarios de oficio se atrevan a calificar como clásica una novela que no sea anterior a los años 30 del siglo XX está novela superará en prestigio y valor a muchas que ahora son calificadas como tales. Puesto que es impresionante.... Un prodigio de valentía literaria, donde la imaginación, el juego, la calidad, por supuesto el entretenimiento, el conocimiento, la originalidad...son los valores principales y no únicas que reflejan sus páginas.


Y si por mi manera de querer describir la totalidad de lo que he leído pudiera parecer que es un libro poco ameno o dificil, nada más lejos de la realidad, es un libro mágico y muy entretenido, donde va sucediendo cosas y descubriendo personas hasta que de repente, en un malhadado momento, acaba.







Wineruda

No hay comentarios:

Publicar un comentario